El pueblo Vasco en marcha por la Paz

(Gotan Project – Queremos Paz)

Pienso que todos nosotros tenemos un pilar, algo que nos queda de pie, una energia que nos permite alcanzar las tormentas y los tiempos duros de nuestra vida.

Para mi, fue un encuentro.

No el encuentro de una persona, pero de un lugar y un pueblo que para mi siempre ha significado la Paz : el País Vasco.

Con mis padres, lo descubrimos al trasladarnos desde el Norte de Francia (tenía 6 años) y fue un golpe en el corazón.

Desde entonces, fue una felicidad sin paro hasta que tuvimos que trasladarnos otra vez para el trabajo.

Se dice que los primeros años de la infancia son determinantes para los niños y forjan el caracter.

De acuerdo en absoluto, ya que mientras lo he pasado difícil durante varios años, el contacto con esta tierra me ha llenado la mente y el alma con valores permanecidas ahora como bases de mi vida : la autenticidad, la combinación del amor de las tradiciones con una curiosidad que empuja a arriesgarse a otras orillas en las que no encontraremos las seguridades de ayer, con deseo de permanecer, de autonomizarse, tambien de innovar y adaptarse de manera permanente…y sobre todo compartir con el otro.

Desde mi punto de vista, se mezclan muchas tendencias y visiones difundidas por el pueblo vasco, que es algo de « melting-pot  » muy inclusivo y con estado de mente abierto.

Los vascos tienen ganas de crecer por ellos mismos y de hacer crecer su tierra con mucha dignidad y humanidad, no apartados del mundo (son numerosas las aportaciones – aun no mediatizadas – de los vascos en otros paises del mundo y que han traído sus experiencias de vuelta al País Vasco).

Sin negar el dolor y las cicatrices aún abiertas, pienso que merecen ser escuchadas todas las opiniones, aunque no nos gustan ….es muy enriquecedor.

El dialogo es imprescindible y espero mucho que va a suceder por ambos lados: porque la Paz no es un  « deal » y se necesita.